INFORME DE POLÍTICA MONETARIA – JULIO 2016

Documento Completo IPM
Infografía
Nota de Prensa de la Presentación del IPM

En el marco de la transparencia y control social de sus políticas, el Banco Central de Bolivia (BCB) presenta el Informe de Política Monetaria – Julio 2016 (IPM). Este documento de análisis expone los principales factores económicos internos y externos que influyeron en el comportamiento de la inflación y el crecimiento en el primer semestre de esta gestión. Asimismo, se presentan las políticas implementadas por el ente emisor en coordinación con el Órgano Ejecutivo orientadas a lograr el objetivo constitucional de mantener el poder adquisitivo interno de la moneda nacional para contribuir al desarrollo económico y social. Finalmente, se revisan las proyecciones de inflación y crecimiento para finales de 2016.

En esta edición del IPM se presenta el difícil entorno internacional con menores crecimientos que los previstos y presiones inflacionarias en la región. Contrariamente, la economía nacional se mantuvo robusta, con un dinamismo importante, una inflación controlada, estabilidad del sistema financiero y sólida posición externa.

Este resultado destacable se explica en parte por la decisión de las autoridades de mantener la orientación contracíclica para sostener el dinamismo de la actividad económica. La política monetaria continuó con una postura expansiva apoyando al dinamismo del crédito del sistema financiero al sector privado, el cual registró el mayor flujo histórico, destinado principalmente al sector productivo y vivienda de interés social, acorde con la Ley de Servicios Financieros. De igual forma, la estabilidad cambiaria respaldó a la política monetaria permitiendo bajas tasas de interés en un entorno interno de inflación controlada. Además, coadyuvó a la Bolivianización y a la estabilidad del sistema financiero.

Para fines de 2016, se mantiene la proyección de crecimiento alrededor de 5%, que sería la tasa más alta de la región por tercer año consecutivo, mientras que la inflación estaría en torno a 5%. Con este propósito y realizando un balance cuidadoso entre preservar la estabilidad de precios y apuntalar el dinamismo económico y social, en el segundo semestre la política monetaria continuará con impulsos monetarios y la política cambiaria mantendrá la estabilidad del tipo de cambio.

De esta forma, el BCB ratifica su compromiso de contribuir al vivir bien de las bolivianas y bolivianos, manteniendo la estabilidad de precios para contribuir al desarrollo económico y social.

La Paz, julio de 2016